mujer sonriendo

Un equipo entero apoyándote

Cada persona es única y necesita que su tratamiento de CPAP (siglas en inglés de «presión positiva continua en la vía aérea») se adapte a sus necesidades específicas. Nunca abandonamos a un paciente diagnosticado de SAOS. Pero ¿quién forma parte del equipo de apoyo?

Un equipo especializado de médicos, enfermeros, técnicos y proveedores de asistencia domiciliaria te acompañará a lo largo de todo el proceso para ayudarte con formación y apoyo continuado, y para asegurarse de que respetas el tratamiento y de que la terapia de CPAP es eficaz y mejora tu calidad de vida sin salir de casa.

Programa de apoyo al tratamiento

Iniciar el tratamiento de CPAP puede suponer un gran cambio para ti. Con el objetivo de hacer tu vida más sencilla, recibirás la asistencia de un programa de apoyo al tratamiento, que comenzará la primera noche que uses el equipo, y sobre todo durante el primer mes, que es el más importante, y se extenderá durante todo el tiempo que requieras tratamiento para el SAOS.

Puede llevarte algún tiempo sentirte cómodo con el tratamiento de CPAP. Es normal que eches de menos dormir como en los viejos tiempos, pero, si sigues estos consejos, el ajuste será más sencillo y hará que tu terapia de CPAP tenga buenos resultados.

  • Poco a poco. Empieza usando tu dispositivo de CPAP durante periodos breves de tiempo a lo largo del día (por ejemplo, mientras lees o ves la televisión); esto te ayudará a que la sensación de llevar el equipo durante el sueño sea más natural. Es normal que tardes algo de tiempo, hasta unos cuantos meses, en acostumbrarte a dormir de esta forma.
  • Asegúrate de que tu máscara mascarilla se adapta correctamente.  Comprueba que las correas no están demasiado apretadas ni demasiado sueltas y que la mascarilla cubre completamente la boca y la nariz.
  • Personaliza los ajustes para aumentar el nivel de comodidad. Ajusta la mascarilla y las correas de los tubos flexibles y del casco hasta que encajen a la perfección.
  • Prueba un spray nasal (salino o descongestionante) para la congestión nasal.
  • Utiliza un humidificador para reducir la sequedad o la irritación de la garganta.
  • Enmascara el sonido del equipo de CPAP colocando el dispositivo debajo de la cama (aunque no es muy recomendable porque el aire de debajo de la cama no es el mejor para respirar) o en la mesilla de noche.
  • Programa citas habituales con tu proveedor de asistencia domiciliaria o con tu médico para comprobar el ajuste y evaluar el progreso del tratamiento.
  • Usa tu CPAP todas las noches. Utilizarla con menos frecuencia hace que a tu cuerpo le resulte más difícil ajustarse a la terapia, lo que reduce su eficacia.

 

Preguntas sobre el tratamiento de CPAP

El problema más habitual de la CPAP es que los pacientes no usan el equipo todas las noches o se quitan la mascarilla por la noche porque no se sienten cómodos. Solo si usas la CPAP todas las noches, la noche entera, notarás una gran mejoría en general. Tu perseverancia es clave para lograr buenos resultados(1).

¿Qué esperar después del tratamiento?

La mejora es casi inmediata en la mayoría de los pacientes, siempre que sigan las instrucciones del médico. En cualquier caso, el SAOS es una enfermedad a largo plazo y muchos de los casos requerirán tratamiento de por vida.

Aliviar los efectos secundarios

Los problemas más habituales de la CPAP se producen cuando la mascarilla no está ajustada de forma adecuada. Asegúrate de que la mascarilla encaja correctamente. Solicita a tu proveedor de asistencia domiciliaria o a tu médico almohadillas blandas para reducir la irritación de la piel, almohadillas nasales para contrarrestar la incomodidad en la nariz y correas de barbilla para mantener la boca cerrada y disminuir la irritación de la garganta.

Mantenimiento del material

Para garantizar la máxima comodidad y el mayor beneficio, es importante mantener limpio el equipo. Programa un momento específico durante el día para limpiarlo de modo que no se te olvide hacerlo.

  • Limpia la mascarilla, los tubos y la CPAP una vez a la semana.
  • Sustituye los filtros con regularidad.
  • Utiliza siempre agua destilada en el humidificador.
  • Usa jabón puro para lavar los componentes de la mascarilla.
  • Si transportas la CPAP o viajas con ella, desconecta y vacía el humidificador de la unidad para evitar que entre agua en el dispositivo.

Cuéntanos: ¿cómo te sientes con tanto apoyo? No dudes en hacernos saber qué podemos mejorar para proporcionarte más asistencia (haz clic en el enlace para ponerte en contacto con nosotros).

Fuente:

  1. Can Intensive Support improve CPAP use in OSA patients? J Carol et al. AJCCM vol 159 - 1999, 1096-1100 

Si quieres saber más...