Viajero con una bolsa en la speedwalk

Autonomía: seguir viviendo

Te ofrecemos algunos consejos prácticos para el día a día con los que mantendrás tu independencia aunque vivas con apnea del sueño y sigas un tratamiento. Solo con anticiparte, organizarte e informarte un poco, podrás vivir la vida que quieres.
 

Viajar con mi CPAP

El dispositivo de CPAP (siglas en inglés de «presión positiva continua en la vía aérea») tiene un tamaño bastante pequeño, es portátil y se transporta con facilidad. La mayoría de los pacientes lo llevan consigo cuando van de viaje para no interrumpir su terapia de sueño. Viajar con tu CPAP no te tiene que preocupar, aunque debes saber varias cosas importantes:

  • Voltaje en el extranjero: la CPAP puede usarse en cualquier país; la mayoría de las máquinas se convertirán automáticamente al voltaje adecuado.
  • En un avión: hay muchas probabilidades de que las aerolíneas te dejen usar tu CPAP en el avión si lo organizas todo previamente con la compañía aérea.
  • La alta altitud: puede hacer que la CPAP sea menos efectiva, pero seguirá mereciendo la pena usarla.
  • Falta de electricidad: tu equipo de CPAP tiene una autonomía de hasta aproximadamente 8 horas. (si se usa con batería externa)
  • Oxígeno: es peligroso usar oxígeno cuando el equipo de CPAP funciona desconectado de la corriente.
  • Humidificadores: no todos los humidificadores pueden funcionar de forma independiente, por lo que es importante que compruebes el tuyo.
  • Ten cuidado: es fácil dañar el equipo de CPAP durante el transporte; cuídalo.
  • Pregúntanos si tienes cualquier duda sobre cómo viajar con tu CPAP. Te podemos ayudar.

 

¿Cuáles son los efectos del jet lag en la apnea del sueño?

El jet lag desincroniza el reloj biológico de nuestro cerebro, por lo que altera los ciclos de sueño y vigilia. La capacidad de adaptarse al jet lag es variable y disminuye a medida que crecemos. A continuación encontrarás algunos consejos útiles para limitar su efecto:

  • Ajusta tu reloj en cuanto el avión aterrice. Esto te ayudará a adaptarte al nuevo horario lo antes posible.
  • Come según el horario local.
  • Si viajas hacia el oeste, el día será más largo. Échate una siesta por la mañana expuesto a la luz y date una ducha de agua caliente por la tarde.
  • Si viajas hacia el este, el día será más corto. Exponte a la luz por la mañana, date una ducha de agua fría y vete a la cama temprano.
  • Bebe mucha agua y evita el alcohol.
  • Haz ejercicio.
  • Come proteínas (carne, pescado) para permanecer despierto o consume alimentos dulces para que te entre sueño.

 

No dejes que el jet lag te impida disfrutar de salidas fantásticas. ¡Que tengas un buen viaje!