Cómo aprender a respirar mejora la calidad del sueño

improve your sleep by learning how to breathe

El  tratamiento con CPAP (siglas en inglés de «presión positiva continua en la vía aérea») son vitales para muchos pacientes aquejados de SAOS (síndrome de la apnea obstructiva del sueño). Como complemento natural de la máquina, aprender a respirar proporciona importantes beneficios: un sueño mejorado y una mayor capacidad para controlar el estrés son los principales para los pacientes con apnea del sueño.

Todos respiramos para vivir, aunque solo unos cuantos sabemos cómo respirar bien y sacar el máximo provecho. Todas las personas que padecen SAOS deberían saber cómo respirar, ya que los beneficios son enormes y numerosos.

Uno de los aspectos básicos podría ser conocer cuáles son las diferentes técnicas de respiración utilizando el tórax, el diafragma y los abdominales. Los occidentales tienden a utilizar demasiado la respiración torácica, y aprender a respirar más con el diafragma y los abdominales puede resultarles útil y ayudarlos a estar en mejor forma.
Encontrarás muchos vídeos, libros y consejos en Internet que no recogeremos en este artículo. Quizás en un artículo futuro comentemos los más famosos.
Aun así, te proporcionaremos un sencillo consejo, pero a la vez importante, sobre cómo respirar mejor: respira despacio y profundamente a través de la nariz. El flujo de aire es mayor y más fuerte que el que permite la boca. 

Los beneficios de aprender a respirar

Puede llevar un tiempo dominar todos los buenos hábitos de una respiración adecuada, pero esto conlleva múltiples beneficios. En especial, te permitirá gestionar mejor el sueño y el SAOS:

Se dice que los ejercicios de respiración son los mejores trucos para alcanzar el sueño de forma rápida, lo que no siempre es fácil para los usuarios de mascarillas de CPAP.
Respirar de forma adecuada ayuda a relajarse, por lo que también mejora la capacidad de lograr un mayor descanso durante el sueño.
Aprender a respirar mejora la capacidad de controlar el estado mental ante situaciones estresantes, como llevar una mascarilla de CPAP, despertarse en mitad de la noche sin poder respirar o cualquier otra situación incómoda de la vida cotidiana.
Una respiración adecuada te ayudará a inhalar profundamente, sin tener que establecer continuamente los ajustes de presión de aire máxima en la máquina de CPAP.

Por ejemplo, los ejercicios de respiración son muy conocidos en el yoga. Obviamente, no curan el SAOS, pero parece que reducen el estrés, además de mejorar la capacidad de los pulmones, los músculos implicados en la respiración y los trastornos del sueño. ¿Cómo? Aprendiendo a relajarse y a colocar mejor la espina dorsal, el diafragma, la cabeza y el cuello para tener una mayor capacidad respiratoria, así como a respirar por la nariz manteniendo las narinas despejadas.

¿Te hemos convencido? Aprende a respirar y tus noches mejorarán. 1, 2, 3… ¡respira! 

Si quieres saber más...