pareja de mediana edad lectura de mensajes de correo electrónico

¿Estás en riesgo?

Es una pregunta extraña, ¿verdad? ¿Realmente tantas personas tienen un concepto equivocado de lo que es la apnea del sueño? Descubre cuáles son los riesgos y los síntomas en adultos y niños.

A menudo se cree que la apnea del sueño solo afecta a hombres mayores y con sobrepeso. Y, aunque es cierto que ser hombre y tener sobrepeso son dos indicadores habituales de la enfermedad, cualquier persona puede padecer apnea del sueño, independientemente de su sexo, edad o tipo de cuerpo. Además, presentar uno de los rasgos que comentamos a continuación puede hacer que corras un mayor riesgo de sufrir la enfermedad(1).

¿Quién conoce todos los riesgos?

Además de factores como ser hombre de mediana edad y tener sobrepeso, el periodo de la posmenopausia también es un momento crítico para las mujeres. Algunas características físicas, como tener unas vías respiratorias reducidas, una mandíbula inferior retraída o pequeña, unas amígdalas grandes, una lengua grande, una forma de cara  anormal, un bloqueo nasal o un cuello grande (43 centímetros o un tamaño superior), pueden convertirse en factores de riesgo para la apnea del sueño. Por tanto, padecer una enfermedad que aumente la probabilidad de presentar algunos de los factores anteriores, como tener síndrome de Down, también es un factor de riesgo(1).

Síntomas de la apnea del sueño

El síntoma más habitual de la apnea del sueño es el ronquido, sobre todo cuando es muy fuerte y se produce con pausas en la respiración, jadeos o ahogos. Otro de los síntomas es la necesidad de orinar frecuentemente durante la noche o despertarse con dolor de cabeza. Estos signos de sueño alterado pueden provocar fatiga durante el día, además de problemas de memoria, dificultad para concentrarse, irritabilidad, cambios de humor o incluso depresión.

Asegúrate de consultar a tu médico si experimentas cualquiera de estos síntomas. Si no lo haces, pero sigues padeciendo la mayoría de los problemas mencionados, también te recomendamos que hables con él.

Si no se tratan los síntomas de la apnea del sueño, pueden desarrollarse enfermedades cardíacas, como hipertensión, infartos, arritmias o derrames cerebrales(2).

Otros síntomas de la apnea del sueño incluyen hipertensión, ardor de estómago, disfunción sexual o incluso hipertensión pulmonar, aunque esta última es poco frecuente. Una somnolencia excesiva durante el día puede provocar accidentes laborales o de tráfico debido al adormecimiento al volante(3).

Apnea del sueño en niños

La apnea del sueño en niños es más común de lo que se suele reconocer. Un niño con apnea del sueño siempre ronca, tiene problemas para respirar, suda o duerme en posturas poco habituales. Estas noches inquietas pueden ser la causa de problemas de comportamiento, como hiperactividad, retraso en el crecimiento, dificultades de aprendizaje o rendimiento deficiente en la escuela(4).

Si se observan estos síntomas, la mejor opción es acudir al médico para que diagnostique al niño.