Hombre reflexivo tendido en la cama

¿Cuáles son los otros trastornos del sueño?

Dormir mal o sentirte irritable no significa necesariamente que tengas apnea del sueño.

La apnea del sueño es solo uno de los posibles trastornos del sueño, que se traduce en la falta de sueño nocturno normal. Entre los 85 trastornos del sueño que existen, los más famosos son el insomnio, el síndrome de las piernas inquietas, la narcolepsia y los trastornos del ritmo circadiano del sueño.

  • Apnea del sueño: se trata de un trastorno del sueño que provoca pausas anormales en la respiración. También pueden existir momentos de respiración anormalmente baja durante el sueño debido a una obstrucción en las vías respiratorias superiores.
  • Insomnio: es el tipo de trastorno del sueño más habitual y hace que las personas tengan dificultades para quedarse dormidas. No se consigue dormir las horas necesarias, lo que produce cansancio durante el día.
  • Síndrome de las piernas inquietas (SPI) o enfermedad de Willis-Ekbom: la persona siente el deseo incontrolable de mover sus piernas o brazos debido a sensaciones incómodas.
  • Narcolepsia: este trastorno produce excesiva somnolencia durante el día. El cerebro no controla suficientemente bien las funciones del sueño y de la vigilia.
  • Trastornos del ritmo circadiano del sueño: se trata de trastornos del sueño provocados por una alteración del reloj biológico, como el jet lag, los empleos con turnos de día y de noche, etc.

No obstante, existen otros trastornos respiratorios del sueño que pueden asemejarse a la apnea del sueño, como el síndrome de hipoventilación y obesidad, el síndrome de “overlap” o la respiración de Cheyne-Stokes.

Síndrome de Obetidad Obesidad e Hipoventilación (SOH)

El exceso de peso hace que resulte más difícil respirar profundamente y con la suficiente rapidez. Por tanto, las personas obesas pueden sufrir el síndrome de obesidad e hipoventilación .

¿Cómo funciona? Detrás de este problema de respiración mecánica, existe un fallo en el control del cerebro sobre la respiración, y su frecuente vinculación con la apnea obstructiva del sueño lleva a una hipoventilación: la sangre contiene demasiado dióxido de carbono y no suficiente oxígeno. El SOH se reconoce cada vez más como un problema de salud pública importante(1), sobre todo en el contexto de la epidemia de obesidad que afecta a un gran número de países. A pesar de su importante impacto en la salud, este trastorno no está lo suficientemente reconocido.

Las graves consecuencias respiratorias y cardiometabólicas aumentan los gastos sanitarios y el riesgo de hospitalización y muerte(1).

La ventilación no invasiva (VNI) es el tratamiento reconocido para reducir la mortalidad, que, al igual que la CPAP, se aplica a través de una mascarilla. La VNI proporciona presiones inspiratorias altas para ayudar a la ventilación(1).

La pérdida de peso es un tratamiento efectivo, pero a menudo resulta difícil lograrlo sin intervenciones adicionales como, por ejemplo, la cirugía bariátrica(1).

Síndrome de Overlap

El síndrome de overlap es la combinación de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS).

El síndrome de overlap se produce en un porcentaje comprendido entre el 10% y el 15% de los pacientes con EPOC(2). Esta enfermedad produce una reducción del oxígeno en sangre durante el sueño, lo que provoca una fatiga extrema y otros problemas de salud.

No existe cura para el síndrome de overlap, pero hay tratamientos para sus síntomas, como la CPAP (siglas en inglés de «presión positiva continua en la vía aérea»), que también mejora la función pulmonar(2).

Fuentes:

(1) Sleep breathing disorders – European Respiratory Society WhiteBook (chapter 23)

(2) COPD and difficulty breathing, Sleep disorders problems, National Sleep Foundation

Si quieres saber más...