Apnee notturne fattori di rischio

¿Quién está en riesgo?

La apnea del sueño es una enfermedad habitual pero infra diagnosticada. Aunque algunos factores aumentan el riesgo de sufrirla, cualquier persona puede padecerla, independientemente de la edad, del sexo o de la constitución de su cuerpo.

El síndrome de la apnea obstructiva del sueño (a menudo denominado SAOS, según su acrónimo) afecta a entre el 1% y el 6% de la población mundial adulta(1). El SAOS es el tipo más habitual de apnea del sueño(1), pero sigue sin conocerse lo suficiente: un 80% de los enfermos no son conscientes de que la sufren y, por tanto, no reciben tratamiento(2).

fattori di rischio apnee notturne

Factores de riesgo de la apnea del sueño

Cualquier persona puede sufrir apnea del sueño, independientemente de la edad, del sexo o la constitución de su cuerpo. No obstante, presentar uno de los siguientes factores puede aumentar el riesgo de padecer el síndrome(3):

 

  • Ser mayor. La apnea del sueño se produce con mayor frecuencia en adultos mayores de 50 años. Normalmente, se estanca tras los 60 años de edad, aunque estudios recientes muestran que sigue creciendo después de los 70 años.
  • Ser varón. El SAOS es más habitual en hombres que en mujeres. Esto se atribuye a las diferencias en las propiedades anatómicas y funcionales de las vías respiratorias superiores.
  • Sobrepeso. Un adulto con un IMC (Índice de Masa Corporal) de 30 o superior se considera obeso. El riesgo de padecer apnea del sueño aumenta con el exceso de peso corporal.
  • Historial familiar. La apnea del sueño puede aparecer con más frecuencia entre familiares de primer grado. Esto puede deberse a rasgos heredados o estilos de vida similares.
  • Estrechamiento de las vías respiratorias. Si tienes congestión nasal, un defecto anatómico o una alergia respiratoria, tienes más probabilidades de desarrollar SAOS.
  • Postmenopausia. El SAOS es más común en mujeres postmenopáusicas.
  • Embarazo. El SAOS aumenta durante el embarazo, sobre todo en el tercer trimestre.
  • Fumar. El tabaco está asociado a un mayor riesgo de ronquidos y de desarrollo del SAOS.
  • Alcohol. Beber alcohol puede aumentar la colapsabilidad de las vías respiratorias superiores y provocar apneas.
  • Falta de sueño y posición supina. Son también posibles factores contribuyentes.
  • Medicación que relaja los músculos. La medicación del tipo fármacos hipnótico-sedantes y opiáceos puede empeorar el SAOS.

 

Fuentes:

(1) The World Health Organization. Chronic respiratory diseases (Organización Mundial de la Salud, OMS. Enfermedades respiratorias crónicas), www.who.int/gard/publications/chronic_respiratory_diseases.pdf, consultado el 21/05/2015
(2) Obstructive Sleep Apnea – A guide for GP’s – Fundación Británica del Pulmón (British Lung Foundation, BLF) (NHS)
(3) Sleep breathing disorders – European Respiratory Society WhiteBook (capítulo 23 del Libro Blanco de la Sociedad Respiratoria Europea)

 

Si quieres saber más...