¿Qué tratamientos médicos existen para la apnea del sueño?

El síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS) es una enfermedad que puede tratarse y con una terapia exitosa se puede mejorar todos los aspectos de la vida. La terapia ayuda a controlar los síntomas, aunque en la mayoría de los casos deberá mantenerse durante toda la vida.

Existen varias opciones de tratamiento que pueden reducir los síntomas. Tu médico te orientará y te sugerirá cuál es el mejor para ti:

Presión positiva continua en la vía aérea (CPAP)

La presión positiva continua en la vía aérea es el tratamiento estándar(1) de la apnea del sueño. Los pacientes llevan una mascarilla mientras duermen, que, conectada a un generador de flujo, proporciona un suministro de aire continuo y mantiene abiertas las vías respiratorias. Algunas versiones de la CPAP incluyen humidificadores para evitar los posibles efectos secundarios (sequedad nasal o garganta irritada)(2).

La CPAP puede resultar incómoda al principio y puedes verte tentado a dejar de usarla. Sin embargo, los que perseveran normalmente se acostumbran pronto a su uso, y sus síntomas y su calidad de vida mejoran de forma significativa(2). La CPAP no solo reduce los ronquidos o el cansancio, sino que también disminuye el riesgo de sufrir complicaciones como, por ejemplo, enfermedades cardiovasculares(3).

Dispositivo de avance mandibular (MAD)

El MAD es un aparato para los dientes similar a una férula dental. En ocasiones, se recomienda para la apnea del sueño moderada o como una opción cuando no se tolera bien la CPAP. El MAD está diseñado para empujar la lengua y la mandíbula hacia delante con el fin de aumentar el espacio en la parte posterior de la garganta y compensar el estrechamiento de las vías respiratorias que provoca el ronquido(2).

Puede que el MAD no sea el tratamiento más adecuado para ti si tu dentadura no está en buen estado(2). Consulta a tu dentista para asegurarte de que tus dientes soportarán bien este tratamiento y que es el adecuado para ti.

Cirugía

La cirugía solo se emplea en pacientes seleccionados  y requiere el asesoramiento de un especialista. No se recomienda de forma rutinaria porque acarrea el riesgo de complicaciones más graves. Solo puede tenerse en cuenta como último recurso si otros tratamientos no han ayudado(2).

Se pueden usar diferentes tratamientos quirúrgicos para tratar la apnea del sueño(2):

  • Amigdalectomía: se extirpan las amígdalas.
  • Adenoidectomía: se extirpan las adenoides.
  • Traqueotomía: se inserta un tubo directamente en el cuello y en la tráquea para que puedas respirar libremente.
  • Cirugía bariátrica: se reduce el tamaño del estómago para perder peso y respirar más fácilmente.
  • Uvulopalatofaringoplastia: esta cirugía permite extirpar el exceso de tejido de la garganta para abrir las vías respiratorias. Hoy en día se realiza con menos frecuencia.

Antes del tratamiento, el primer consejo que te dará el médico es cambiar algunos factores de riesgo relacionados con tu estilo de vida. En la mayoría de los casos de SAOS, se requiere lo siguiente(2):

  • Perder peso
  • Dejar de fumar
  • Reducir el consumo de alcohol, sobre todo antes de irse a la cama
  • Evitar medicamentos sedantes y pastillas para dormir
  • Dormir de lado y no boca arriba

 

Si quieres saber más...