Precauciones con la apnea del sueño al conducir

La apnea obstructiva grave del sueño y la apnea del sueño en general afectan a la conducción de forma considerable. ¿Se puede hacer algo salvo dejar de usar el coche? La organización y la vigilancia son los mejores amigos de un viaje seguro y placentero.

Sufrir el síndrome de la apnea del sueño sin tratamiento aumenta la tasa de accidentes de tráfico si se compara con la media en general(1). Con un tratamiento, las estadísticas de riesgo se igualarían.

Se ha demostrado que la apnea del sueño afecta al rendimiento cognitivo(1), es decir, a la memorización, atención y coordinación, sobre todo en los viajes largos por autopista. Una noche sin dormir demasiado provoca un exceso de somnolencia durante el día.
Y, aunque en algunos países o estados federales los pacientes de apnea del sueño no pueden trabajar como conductores profesionales, y dormirse se puede juzgar como un delito o incluso un crimen, sigue siendo difícil controlar a todas las personas cuando salen a la carretera por vacaciones o para ir al trabajo.

Buenos consejos antes de conducir y durante la conducción

Estos consejos parecen de sentido común, pero respetarlos puede evitar dramas y salvar vidas.
- Planifica tu viaje: asegúrate de haber dormido lo suficiente la noche antes de conducir y organiza el viaje para llegar a tu destino durante las horas del día, aunque haya atasco.

- No conduzcas más de dos horas seguidas. Después de dos horas, tómate un descanso aunque te sientas bien. Muchas áreas de descanso ofrecen actividades para los niños y otros servicios para atraer a la gente. Parar en un área de servicio para repostar, estirar las piernas y cambiar de conductor siempre es una buena idea.
- Cuando no conduzcas, ¿por qué no te echas una siesta con tu máquina de CPAP? No supone ningún problema si tienes una batería o un adaptador de corriente para el coche, y te sentirás lleno de energía cuando te toque conducir de nuevo.
- Bebe agua de forma frecuente en pequeñas cantidades para hidratar el cuerpo y oxigenar tu actividad cerebral.
- A la hora de comer, es mejor elegir comidas ligeras, como verdura, carne blanca o pescado, en lugar de tentempiés llenos de carbohidratos (azúcares) o grasas. Las comidas ricas y pesadas inducen el sueño.
- Permanece atento a las señales de somnolencia diurna: se te cierran los ojos o ves borroso, tienes problemas para mantener la cabeza erguida y te sientes cansado. Presta atención: la música alta o el aire fresco aliviarán el problema de la somnolencia durante unos minutos, hasta que vuelva a presentarse con más fuerza.

  1. Sleep breathing disorders – European Respiratory Society WhiteBook (capítulo 23 del Libro Blanco de la Sociedad Respiratoria Europea)